Alimentación emocional durante tiempos de COVID-19 en adultos jóvenes de 18 a 29 años

Jesús Aleph Rojas-Vichique et al

Resumen


La alimentación emocional se define como un afrontamiento disfuncional de los acontecimientos estresantes y puede dar lugar a un aumento de la ingesta de alimentos o a la evitación de los mismos (Wardle, Guthrie, Sanderson, Rapoport, 2020) este se verá reflejado con la tendencia a cambiar la conducta alimentaria en respuesta a las emociones negativas (Macht, 2008), diversas investigaciones en adultos han demostrado que algunas personas tienden a consumir más alimentos en situaciones de estrés, ansiedad, ira, enojo, frustración, pena, y miedo, denominado sobrealimentación emocional (SobAE), mientras que hay personas que pueden experimentar una disminución del apetito en entornos de angustia, ira, miedo y depresión, estas pueden llegar a comer menos y a esto se le denomina como sub alimentación emocional (SubAE) (Cardi, Leppanen, Treasure, 2015; Macht, 2008). Usualmente la alimentación emocional representa la incapacidad para distinguir las sensaciones fisiológicas de hambre a las del deseo para así utilizar la comida como estrategia para gestionar las emociones negativas y de esta manera la conducta alimentaria se modifica para distraer o escapar de los estados afectivos aversivos (Bruch, 1964; Heatherton y Baumeister, 1991). La pandemia de COVID-19 y las medidas de salud pública que se han aplicado mostraron consecuencias físicas, psicológicas y de salud mental en todos los sectores de la sociedad (Qiu, Shen, Zhao, Wang, Xie, Xu, 2020). Una revisión sistemática de 62 estudios de 17 países, entre los que se encontraban China, Turquía, Irán, España e Italia, con un total combinado de 162.639 participantes, incluía tasas notificadas de ansiedad del 33% y de depresión del 28% (Luo, Guo, Yu, Jiang, Wang, 2020). Además, una encuesta en China (n = 52.730) informó de una prevalencia de malestar psicológico del 35% (Luo, Guo, Yu, Jiang, Wang, 2020). Por lo que es probable que los efectos emocionales negativos durante esta crisis mundial debido a las muertes, la cuarentena obligatoria y el trastorno económico, junto con los sentimientos de aislamiento, el miedo a la infección, el estrés, la alteración de la vida, las alteraciones del estilo de vida, como un aumento repentino de las alteraciones del sueño o una disminución drástica de la actividad física, aumenten la alimentación emocional (Dohle, Hartmann, Keller, 2014). La superposición de estas condiciones puede tener graves consecuencias debido a su asociación bien establecida, ya sea sola o en combinación, con el desarrollo de enfermedades crónicas a corto y largo plazo como la diabetes, la hipertensión y la obesidad, así como con trastornos psicológicos (Zhao M., Veeranki S.P., Li S., Steffen L.M., Xi, 2019).

Texto completo:

PDF


DOI: https://doi.org/10.25009/revmedforense.v5i4%20sup.2906

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


REVISTA MEXICANA DE MEDICINA FORENSE Y CIENCIAS DE LA SALUD, Revista de Divulgación del INSTITUTO DE MEDICINA FORENSE de la UNIVERSIDAD VERACRUZANA.

Año 1, No. 1, Febrero- Julio 2016, es una Publicación semestral editada por el INSTITUTO DE MEDICINA FORENSE de la UNIVERSIDAD VERACRUZANA, Av. S.S. Juan Pablo II, Esq. Jesús Reyes Heroles S/N, Fraccionamiento Costa Verde, C.P. 94294, Boca del Río, Veracruz. México. Tel (229)7 75 2000 Ext. 22011, 22501, 22503, www.uv.mx/veracruz/imf . Reserva de Derechos al Uso Exclusivo No. 04-2015-120316322300-203, ISSN 2448-8011 , ambos otorgados por el Instituto Nacional de Derecho de Autor. INSTITUTO DE MEDICINA FORENSE, 29 de Abril de 2016.

Las opinones expresadas por los autores no necesariamente reflejan la postura de los editores de la publicación. Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos e imágenes de la publicación sin previa autorización del INSTITUTO DE MEDICINA FORENSE.